©2018 by BetweenParallels. Proudly created with Wix.com

Jakarta: La experiencia que ha moldeado mi vida

April 16, 2019

 

 

Danah es una costarricense que vive en Jakarta, Indonesia. Tiene 29 años y es profesora de inglés. Tomar la decisión de aventurarse en un país como este fue gracias a su experiencia previa viviendo y trabajando en Malta y a las ganas de alimentar su espiritualidad.

No conozco personalmente a Danah, pero me encantó que quisiera compartirme su experiencia de cómo conocer el islam la ha ayudado a ser más agradecida con la vida.


 

 

Es un poco complejo explicar porque vine aquí, sin embargo puedo resumirlo en que me sentía muy estancada en Costa Rica. Sentía que mi vida era bastante monótona y ocupaba un cambio radical. Al mismo tiempo mi interés por la cultura asiática iba creciendo debido al yoga y quería aprender mas sobre ella.

Cuando vi ofertas de trabajo, para la compañía para la que trabajé en Malta y trabajo actualmente supe inmediatamente que Indonesia era mi próxima parada. Es   un país muy rico culturalmente y donde conviven diferentes religiones, lo que lo hizo muy  interesante para mi.

Siempre me he considerado una persona adaptable y con un espíritu independiente. Es fácil para mi adaptarme a nuevas experiencias y sacarle lo positivo a todo. Le he tomado el gusto a esto de viajar  y aventurarme sola por el mundo.

 

En el 2015 emprendí la que es hasta ahora  la aventura más grande de mi vida: irme a vivir a Malta sin tener la más mínima idea de que iba a pasar. Viví en Malta en el 2015 y cuando regresé a Costa Rica a finales de ese año, supe que necesitaba una nueva experiencia.

Tres años después  logré establecerme en Jakarta, y ya cumplí  seis meses de haber tomado la mejor decisión de mi vida.

Indonesia se ubica en Asia, es un archipiélago que se compone de unas 17 508 islas y cuya población es cercana a los 255 millones de personas

 

Los indonesios son personas muy amables y honrados. Nunca me había sentido tan bienvenida en un país. Siempre hay alguien dispuesto a ayudar sin esperar nada a cambio.

Existe una barrera importante debido al lenguaje, ya que la mayoría de las personas que viven aquí en Jakarta no hablan inglés. Aquí  hablan Bahasa, un idioma para mi  un poco difícil, pero en estos seis meses he logrado aprender lo suficiente para poder tener una pequeña conversación con algún local. Ellos aprenden de mí y yo aprendo de ellos.

Los que me conocen lo saben muy bien, soy una persona extremadamente espiritual. En mi casa tengo un altar con diferentes estatuas de diferentes dioses hindúes y un Buda que mi cuñado me trajo de Japón.  Por eso venir a Jakarta y aprender sobre el Islam ha sido una experiencia enriquecedora.

Hay muy poca información en casa sobre dicha religión y muchos conceptos erróneos por lo que vemos en la televisión o leemos en los periódicos. Los indonesios son muy religiosos, y les gusta compartir sobre lo que ser musulmán significa para ellos. La mayoría de mis compañeros de trabajo son musulmanes, y para ellos ser musulmán implica enraizar los valores que han aprendido y ser comprometidos con ellos.

Al mismo tiempo es una religión que les enseña a ser agradecidos con Alah, y por eso hay cinco llamados durante el día a las mezquitas para orar y agradecer por todo.

Es muy interesante vivir en un país donde hay llamados a la mezquita, aunque al mismo tiempo es un poco duro acostumbrarse al primer llamado, a las 4 de la mañana. Es imposible poder dormir durante el llamado. Así que decidí no batallar contra el y absorberlo.

 

Recuerdo que los primeros meses me levantaba a esa hora a escuchar el llamado mientras veía el amanecer con una taza de té para irme a dormir después. Mientras escuchaba al Muezzin cantar en arábico lograba entender lo importante que es agradecer por un nuevo día. Tomar esos instantes y absorber todo lo que viene y poder aprender sobre ello sin importar si  el anterior fue un buen o mal día. Poco a poco, empecé a acostumbrarme al llamado, lo primero que hago apenas lo escucho es agradecer por ese nuevo día y después  vuelvo a dormir.  

 

 

En Costa Rica empecé a entender la importancia del agradecimiento. Tanto por mi familia como por el yoga. Siempre que tuviera el chance me sentaba a agradecerle al Universo por mi familia, mis amigos, mi salud, las oportunidades de vida, lo afortunada que soy como mujer de poder viajar y tomar las riendas de mi vida, por mis gatas, por mi trabajo, por mis alimentos, en fin por tanto… Pero nunca pensé en agradecer por un nuevo día. Eso es algo que el Islam me ha ayudado a hacer un hábito,  y esto ha tenido un impacto tan positivo en mi diario vivir, porque sin importar lo que traiga cada amanecer  realmente somos afortunados de  despertar.

Esta ha sido mi experiencia en Jakarta. Una muy positiva a pesar de ser una ciudad grande, con tanto tráfico, tanta contaminación y tantos retos por superar.  Sin embargo, yo no me enfoco en lo negativo.

Indonesia tiene mucho que ofrecer para todo aquel que quiera venir. Jamás pensé que vivir aquí me fuera traer tantos beneficios a mi vida, pero afortunadamente  lo hizo.

Para todos aquellos que leen, Indonesia es un país hermoso no me canso de conocerlo. Tampoco me canso de Jakarta. He empezado a sentirme en casa. Solo puedo agradecer al Universo por esta oportunidad de vida.
 

 

 

 

Nombre: Danah
Edad: 29 años


Nacionalidad: Costarricense

Profesión: Profesora de Inglés
Instagram: la.chica.cristalina

 

 

 


 

 

 

Please reload

Our Recent Posts

“Rain Vortex”: la caída de agua interna mas alta del mundo está en el Aeropuerto de Singapur

May 16, 2019

Sin boleto de regreso

May 2, 2019

Jakarta: La experiencia que ha moldeado mi vida

April 16, 2019

1/1
Please reload

Tags